la pulga y la locomotora

Anónimos y cabreados

Archivos por Etiqueta: respeto

Banca, violencia y la vida interior hoy

La policía que esperaba frente a la Bolsa se quedó con un palmo de narices. Finalmente la operación sorpresa #OpRetallades hizo su particular cercavila por Fitch, la delegación de la Unión Europea, El Corte Inglés y Telefónica, como instrumentos que son del poder económico, político, corporativo y globalizador. La agencia de rating Fitch fue el principal objetivo. Ya saben que son como el diablo, siempre del lado del Mal, velando sin descanso por los intereses de la Banca y los poderosos, haciéndose ricos a costa del dolor ajeno.

“Quienes nos gobiernan no podrán permanecer eternamente en la sombra”. Así empezaba el texto que acompañaba a la acción, pueden leerlo íntegramente aquí. Mientras los medios siguen en la parra o malinformando (que no fuimos a la Bolsa, leñe), las acciones son certeras y los objetivos claros. No pueden engañarnos, sabemos quién manda. Se trabaja intensamente, como si nos fuera la vida en ello (y es que nos va la vida en ello). Apenas un par de horas después de tomar la Telefónica ya se había editado el vídeo para que todo el mundo pudiera saber lo que los medios callan.

También disponemos de algunas fotografías que demuestran que lo que les explicamos, en efecto, pasó. Pese a su escasa calidad, nos parecen bastante mejores que las que los “profesionales” no tomaron.

Hoy es #20J y el ‘Banking, Violence And The Inner Life Today’ de McCarthy (1990) es nuestra banda sonora para el evento. Las similitudes entre el Mas-ismo y el Thatcherismo que dejó a Inglaterra sin sanidad pública en los 80 son tan evidentes que lo que cantaban Malcolm Eden y Tim Gane en 1990 es perfectamente válido hoy. El título del tercer álbum de los ingleses evoca un escenario escalofriantemente familiar: Banca, violencia y la vida interior hoy. Plus: La mano de hierro de la que habla esta canción es la de Thatcher, Mas y Rajoy. Tories, CiU, PP son la misma mierda derechona, privatizadora y liberalista, que nos indigna y nos deja una única alternativa: Actuar.

La Bolsa se quedó ayer sola y triste, esperando nuestra ira. Pero esto no ha hecho más que empezar, tranquilos que llegaremos. Expect us…

Anuncios

RIP! #SGAE: A Remix Manifesto

Viendo la que está cayendo en la SGAE nos entra la risa floja. Nos alegra tanto que por una vez se investigue, impute y enchirone a chorizos de verdad que se nos despeina el tupé de las carcajadas. Quedan muchos,  sí, pero Teddy Bautista ha demostrado durante años ser uno de ellos, al frente de ese bochornoso ente mafioso conocido como SGAE. Chantaje, dinero negro, cuentas opacas, repartos dedocráticos… No nos digan que no estaba claro. Lo sabíamos todos y lo sabía el Ministerio de Cultura (incluyendo a sus ministros, pasados y presentes), que es responsable más o menos directo de lo que pueda levantarse en los próximos meses.

Luego nos viene a la cabeza el excelente documental de Brett Gaylor “Rip! A Remix Manifesto”. Odiamos el copyright por aquello en lo que se ha convertido, aquello que en España representa la SGAE y en USA la RIAA y la MPAA. Los derechos de autor no estaban pensados para pudrirse sino para proteger a viejitos que en su juventud habían perseverado en el difícil mundo de la trova hasta dar con su “Louie Louie” o su “We Shall Overcome”. Brett Gaynor toma a Girl Talk, un músico que es el anticristo del copyright en sí mismo, para elaborar un documental jugosísimo que va desde la avaricia del pasado intentando controlar el dinero del presente (Metallica, we hate you!) hasta el más estimulante concepto de la creación por mutación cultural. Impagables los ejemplos de “La cultura siempre se basa en el pasado”: “The Last Time” y “Whole Lotta Live” no son más que puentes entre las Staple Singers o Son House/Muddy Waters, y el “Bittersweet Symphony” de The Verve o cualquier otra canción del futuro. Girl Talk es y no es el protagonista, simplemente está ahí, en el centro del manifesto. Brett Gaynor lo es, sin duda, con ese discurso en off a lo Werner Herzog y un loable enfoque copyleft-ish que lo lleva a cuestionarse por la legalidad de su documental desde dentro del mismo. Bien por la galería de entrevistados -Gilberto Gil, Lawrence Lessig y Cory Doctorow- y por el espacio de remix fílmico que se anticipa. “Rip!” no solo denuncia a las grandes organizaciones (Time Warner, Disney, etc), sino que se preocupa de establecer el escenario para que la creación continúe.

Nos sumamos a ello. Tomen este artículo-pastiche que están leyendo y remézclenlo como gusten. Con que nos digan algo para poder seguirle la pista nos damos más que por satisfechos.

Disney, revela Gaylor -y no es el primero-, fue un saqueador cultural que ahora pretende cobrarnos y denunciarnos por usar esas ideas que pertenecían al dominio público. Mientras semejante absurdo siga pasando, el copyright carece por completo de sentido, Teddy merece la cárcel y Disney (the corporation) tiene muchísimas cuentas pendientes con la humanidad.

Les dejamos con un pequeño juego que, si han visto “El Rey León” o escuchando la canción central de la película, seguro les encantará, o al menos les hará pasar un buen rato. Nuestro +1 es para el entusiasmo airado scot-tirolés-nashvilliano de Karl Denver. Una versión que les levantará a sacudidas por las mañanas.

Mensajes positivos

Cada uno de nosotros, todas y todos, somos responsables de decidir cómo digerimos y qué hacemos con los abusos informativos que se están produciendo. Por nuestra parte, lo que nos parece más correcto es desintoxicarnos tanto como podamos de cosas como ésta. Llévense de una vez la cortina de humo. Dejen ya de dar la brasa con la violencia de los esprais y háblennos de la violencia de los recortes: habrá daños, muertos incluso, en listas de espera. Queremos evitar que eso suceda. Dejen de hablar de falta de liderazgo y empiecen a hacerlo de autoorganización, cómo están empezando a funcionar los barrios, expliquen que todo el mundo puede participar en la construcción. Hay gente que no lo sabe y ustedes pueden informarles: Es SU DEBER, tanto como el nuestro.

Basta ya de ese falso alarmismo de “la democracia está en peligro, corramos a salvarla”. ¿De qué democracia nos hablan? ¿De los muy deficientes espacios de democracia representativa de los que disponemos? Defender lo indefendible no nos sirve.

Podríamos seguir en una asíntota hasta el infinito, pero en estos momentos nuestro propósito era otro bien distinto. Afortunadamente, existen voces diversas que sí ponen los puntos sobre las íes. Unas más cercanas participativamente al 15M, otras más distantes, pero todas ellas con opiniones razonables y argumentadas. Nuestra desintoxicación de hoy pasa (después del cuento de hace un rato) por hacerles de altavoz y esperanzarnos con ellas. Éste que sigue es un pequeño muestreo de cuatro opiniones que nos han parecido interesantes:

  1. Vicenç Navarro: “Para que exista una democracia es necesario que los medios de comunicación sean plurales y diversos ideológicamente. Esto no ocurre en Cataluña, como lo muestra que el mayor debate que ha tenido lugar en Cataluña sobre los recortes ha sido como hacerlos, sin nunca (o casi nunca) incluir voces que presentaran otras alternativas como la corrección de las políticas fiscales regresivas que se han ido siguiendo estos últimos años. Por cada recorte hay una alternativa que ni siquiera se ha considerado en el debate mediático”. Es solo un punto, hay muchos más argumentos, todos ellos sin desperdicio. Nuestro artículo favorito de hoy.
  2. La Defensora del Pueblo, María Luisa Cava de Llano: “La Defensora del Pueblo en funciones, María Luisa Cava de Llano, ha advertido a los responsables públicos de que “no pueden hacer oídos sordos” ante las protestas de los ciudadanos en relación con sus derechos manifestadas de distintas formas” “Los ciudadanos son los auténticos mandatarios, los únicos a los que se deben dar cumplida respuesta cuando solicitan ayuda”. Es su trabajo, nos dirán, pero aún así nos ha sorprendido y alegrado la valentía y la dignidad de la Defensora en funciones. Ojalá se quede, necesitamos personas así. El link.
  3. Isaac Rosa, en Público: “aplicar recortes y reformas drásticas es violento, pero es violencia legítima, como lo son los violentos rescates a Grecia o Portugal, o el violento ataque al Estado de Bienestar. Da igual que el daño sobre los ciudadanos sea infinitamente mayor y más duradero que el que causan unos cuantos manchurrones de pintura a la puerta de la Ciutadella: esto último sí es delito, lo otro no”. Nos gusta esa manera que usa Isaac de mostrar la cortina de humo en la primera frase de “Violencia en el Parlament (en el exterior)” para, a continuación, rajarla y abrirla de par en par para mostrarnos lo que hay dentro.
  4. Un artículo de Madrilonia (autor no identificado, no llevaba placa) recoge y reflexiona sobre algunos editoriales de los medios mayoritarios en el día de hoy. Léanlos, no tienen desperdicio. A continuación se afirma: “Indudablemente, para alguien que vive entre algodones (en un barrio residencial vigilado por guardias jurado y sistemas cerrados de TV y que a diario se dirige a su “trabajo” en coche oficial) es un maltrago encontrarse con una multitud de personas que le increpan y le gritan. De hecho, es casi como si la crisis se le hubiera hecho presente tres años después de que empezara. Sea como sea, nuestros queridos media han actuado con unanimidad, pidiendo moderación y condena al movimiento, más o menos diciéndole “cuidadín la raya es muy estrecha, y no podéis hacer nada que realmente moleste el funcionamiento normal del aparato institucional””.

Ideas a prueba de balas

Ayer nos fuimos a dormir con una buena noticia (¡Can Batlló recuperado al fin!), hoy nos hemos despertado con una mala: La desarticulación de Anonymous en España (o algo así). Desde aquí todo nuestro respeto y apoyo para los tres detenidos de Anonymous. Su lista de presuntos delitos parece más bien una recopilación de méritos. “Playstation, BBVA, Bankia, Enel, y los gobiernos de Egipto, Argelia, Libia, Irán, Chile, Colombia y Nueva Zelanda. En España, los detenidos lanzaron un ataque el pasado 18 de mayo contra la página de la Junta Electoral Central, y después también contra las webs de la policía autonómica catalana, los Mossos d’Esquadra, y del sindicato UGT”. A continuación, añaden: “La OTAN considera al grupo de piratas informáticos como una amenaza para la propia alianza militar”. En otro artículo del pasado enero leemos: “La semana pasada colapsaron las webs oficiales de Túnez , tras la inmolación de un joven de 26 años. El lunes pasado la tomaron con la web del partido irlandés Fine Gael. Atacaron a la SGAE y a los partidos políticos españoles al hilo de la ley antidescargas. Y hace un mes le metieron mano a Visa, Mastercard, PayPal y Amazon, las empresas que dieron la espalda a Wikileaks”. De lo más correcto, como pueden ver.

Como es de rigor, leemos las noticias con mucha precaución (para compensar la falta de precaución con la que se redactan). Van a por Anonymous, eso está claro. Pero el desconocimiento de las nuevas tecnologías y ciberestrategias sigue siendo de órdago. ¿Qué demonios es una “cúpula” en una organización anónima? ¿Los que tienen un servidor Ubuntu debajo de la mesa y un router Wifi sobre el escritorio (es decir, cualquier hijo de vecino)? ¿Llevaban una tarjeta con la cara de Guy Fawkes chapada en oro que los identificaba?  ¿Se pusieron traje para recibir a la policía, como se hace en los círculos capitalistas? En definitiva, ¿se puede ver una sociedad invisible? Sinceramente, dudamos muy mucho sobre el significado real de esta desarticulación. Somos objetivos al máximo.

Les dejamos con el mensaje de Anonymous a la clase política, claro y purificador como el aguacero que está cayendo en estos momentos en Barcelona: “Recuerden, el cambio está sucediendo y ocurrirá con o sin ustedes”.

¿Querías matarme? Bajo esta capa no hay carne ni huesos que matar. Sólo hay una idea. Las ideas son a prueba de balas.” (“V de Vendetta”, de Alan Moore, en el capítulo 9)

Este mundo está embarazado de otro mundo posible

Queremos que todo esto implique al máximo de personas. Queremos sobretodo a la gente del barrio, a las comunidades populares, pero también queremos a cualquiera que sienta ansia por una verdadera democracia. Queremos decidir sobre el futuro. Los frentes están completamente abiertos.

Hay quien calla (¿qué es lo que otorga el que calla, en este caso? ¿cobardía? ¿indiferencia?), y quien por fortuna no teme hablar. Personas que tienen presencia en prensa también. En nuestro ideal horizontal, esas personas no están por encima del acampado o el cacerolero anónimos, pero sí suman su fuerza individual y toman su responsabilidad, haciendo aquello para lo que están perfectamente capacitados: convertirse en puntos de difusión, repetidores de un mensaje colectivo, más poderoso que el de cualquier individuo aislado. Es así como funcionan las redes de comunicación, y todos somos parte de alguna. De Galeano y Punset ya les hablamos. De José Luis Sampedro, Manuel Castells o José Saramago no, pero nos atrevemos a decir que su apoyo ha sido constante y viene de bastante atrás. Jean Plantu pone su repetidor en las tripas de Le Monde.

Mientras el revuelo mediático nos permite seguir en primera línea, las acciones no se detienen. Llevamos 17 días de esto, sea lo que sea, y se ha avanzado más que en los últimos 36 años (perdón, mucho más que en los últimos 72 años). Pero las cosas llevan su tiempo, aunque las instituciones responsables de los desalojos empiecen a perder la calma y amenzarnos. Plaça Catalunya necesita seguir trabajando las vías de la solución (sin contar que en estos momentos es la plataforma para articular la dimisión de Himmler o las protestas contra las “retallades”), mientras en Sol se plantean coordinarse en Internet sin que se disperse la fuerza del movimiento. Nosotros vemos crecer día a día el esfuerzo constructivo en Sants, lo cual nos enorgullece enormemente. En estos momentos todo es posible. Barrios ó 2.0, todo suma. Y aunque algunos sigan creyendo que los desalojos venideros serán el fin de sus pesadillas (como antes lo pensaban de las elecciones del 22-M), lo cierto es que ahora mismo esta energía parece imparable. Solo es necesario abrir los ojos para verlo.

The children of the revolution

Por fin aparecieron los niños. Quienes hemos visto desde el principio que esto es algo transversal, colectivo y abierto, los echábamos de menos. Hacían falta, por lo que representan ellos mismos (el futuro). También es importante que haya niños, porque con ellos vienen las ideas de sus padres, y muchos de esos padres no habían venido hasta ayer. Ya sabemos que -por norma general- un padre siempre antepondrá su hijo a la revolución. Pero ¿y si puede tener ambas cosas? En el fondo, lo que se está haciendo aquí es algo para que su hijo pueda crecer en una sociedad mejor.

Hoy es sábado y la predicción meteorológica es inmejorable, así que ni se lo piensen: Vengan en familia, hoy el parque está en Plaça Catalunya. Es algo que sus hijos no han visto nunca y lo van a pasar 10 veces mejor que en los columpios, y un millón de veces mejor que en el ChiquiPort y el ParcAventura. Además, hay actividades previstas para ellos. Si el mundo cambia, queremos que los niños lo vean.

¡Benvinguda la canalla! (A ritmo de T Rex)

Oportunidades, que no rebajas

Carlos Alonso, al que le habíamos perdido la pista durante algún tiempo, vuelve a coincidir mental, espiritual y políticamente con nosotros. O quizás es que a los treintayseisañeros desencantados se nos activa las mismas conexiones neuronales cuando vemos las mismas cosas. El caso es que Carlos pone a la vista un hecho al que llevamos dando vueltas estos días: el de la “oportunidad única”.  Es algo que hay que tener una cierta perspectiva para degustarlo.

“Por Dios, soñábamos con ello desde hacía tiempo. Francamente, ponerse ahora a tachar de reformistas e inmaduros a los manifestantes me parece prepotente y cínico. “Oh, sí, estaba esperando una revuelta ciudadana pero esta no me convence. Prefiero esperarme a la próxima…” ¿ein? ¿¡Qué proxima!?…  Tengo 36 años y tan triste es mi vida que hasta ahora no había visto nada semejante, sólo desfiles por el manifestódromo de Barcelona (Plaça Universitat – Rda. Sant Pere – Via Laietana) y pequeños episodios de guerra social en callejones de la ciudad”

Ahí lo tienen, ya no hace falta que lo escribamos nosotros. Quienes acumulamos al menos 20 años de conciencia política castigada no podemos esperar a la próxima. Estamos hasta el gorro de que nos cuenten los mayos parisinos, las revoluciones con claveles, las primaveras de Praga, el Baader Meinhof, y el Weather Underground, y así otras tantas revueltas, que se han convertido exclusivamente en materia prima de documentales. Revueltas que pillan a tomar por culo de nuestras coordenadas espacio-temporales.

Esto es aquí y ahora. Así que, una tarde más, nos vamos a la plaza.

Se acabó la codicia, es tiempo de la humanidad

Si miran el siguiente mapa y se les pone la carne de gallina, como a nosotros, es que ello$ todavía no han podido acabar con el humano que llevan dentro.

Una ola de justicia moral con el epicentro en casa.

Así sí podemos / Així sí podem

En todos los sitios hay gente mala y gente buena. O interpretaciones malas e interpretaciones buenas, según lo conciliador que sea uno. Nos queremos quedar con la interpretación buena, la de Jueces Para La Democracia, que pone en entredicho la competencia de una junta ELECTORAL para vetar el DERECHO DE REUNIÓN:

“También ha dicho el Tribunal Constitucional que el hecho de que no se pueda difundir propaganda electoral ni realizar acto alguno de campaña en la jornada de reflexión, no significa que durante dicha jornada no pueda celebrarse ninguna manifestación cuyo objeto tenga algo que ver con el debate político y, por tanto, pueda influir indirectamente en las decisiones de los electores. Advierte que sólo cuando se aporten razones fundadas del carácter electoral de la manifestación, es decir cuando su finalidad sea la captación de sufragios, podrá desautorizarse la misma con base en dicho motivo.

En esta situación, JpD cree que se debería apostar de forma clara y contundente por permitir la continuidad de un movimiento plural y participativo como el desarrollado de forma pacífica por las personas que se encuentran en las diversas plazas de nuestras ciudades.

Por último, esperamos que sea la prudencia y el sentido común el que determine la forma de resolver la actual situación, rechazando de forma contundente cualquier posibilidad de acudir a vías represivas para imponer la decisión adoptada.”

Como pedían hace escasos minutos en twitter, hacen falta abogados, informáticos, cocineros, médicos… También hacen falta jueces, y los tenemos. Esta vez no nos han fallado.

Ya está disponible el acta de la asamblea de ayer. 15000 firmas y subiendo. Hasta los bomberos están de camino.

A %d blogueros les gusta esto: