la pulga y la locomotora

Anónimos y cabreados

Archivos en la Categoría: Economía

10 razones por las que el MWC no es bueno para Barcelona

Ayer, los medios mainstream se congratulaban por la victoria de sus anunciantes contra el malvado personal de transportes, en la batalla que ha precedido al Mobile World Congress 2012 de Ciudad Escaparate. La Vanguardia ejercía -conforme a sus objetivos- como un altavoz magnificador de tres actores y una única dirección: CiU, la ciudad-marca y la gran burguesía hotelera. Las rotativas a pleno rendimiento. No les cabían más buffy-noticias en su caja de resonancia panfletaria, disfrazada de diario y repleta de autobombo neocon(vergente). Intentan por todos los medios echar a rodar la gran bola de nieve del gran bisnes, y hacernos creer que su negocio es nuestro negocio. Ese gran pastizal que han visto en vuelo bajo y que no quieren que se les escape. Lo que anhelan es lo de siempre: una buena tajada, con cobertura de azúcar glas, nata y virutas de chocolate. Así les explicaron la receta en ESADE. Manejan la neolengua con una vehemencia pasmosa: Red LTE, html5, mHealth, BMax, appsPalabros que, como pueden imaginar, les han sugerido quienes pagan sus anuncios. En el circo cabe cualquier cosa que tenga una pantalla colorida, hasta un móvil submarino con Internet. No se rían, que esto es serio. ¡Y nos va a sacar de la crisis! Barcelona está de enhorabuena. Habemus nueva marca, Barcelona Go Mobile, de la mano de Google, el gigante “bueno”. ¡Un Godzilla puntocom, vive Jobs! Y qué bien suena eso de Barselounagoumobail. Es como darle a un tonto un iPad.

Sin embargo, pese a lo que repiten y repiten y repiten y repiten -mientras el equipo B les prepara el discurso para el Eurovegas-, el MWC no es bueno para Barcelona. Si se lo callan ellos (que lo harán) ya lo diremos nosotros. Y, créannos, hemos leído esto con muchísima atención. “En periodismo, la verdad no puede ser el promedio entre las diferentes versiones. Los periodistas hemos sido negligentes en la defensa de la verdad factual”. Por eso, hablamos:

1. Es falso que algo que beneficia a una élite (que ni siquiera vive en la ciudad) beneficie realmente a Barcelona. Hoteleros y multinacionales no son La Ciudad. Es una identificación incorrecta. La falacia más manida durante el warm-up del congreso. El “progreso”. El todo por la parte.

2. El empleo temporal y precario jamás ha creado bienestar a una ciudad. Nunca. Tampoco riqueza. Ni actividad económica. No es un modelo efectivo para reducir el paro. Solo Mala Vida.

3. Mientras se trabaja ciegamente por el ideal del MWC se deja de trabajar en muchas otras cosas más necesarias. ¿Qué pensarían de un arquitecto al que le encargasen un edificio y les montase una fiesta en el Chiquipark de la esquina? ¿Que es un incompetente o que les está estafando? ¿Ambas cosas?

4. A falta de juegos olímpicos, referéndum del Estatut o consulta para la Diagonal que llevarse a la boca, Mas tiene su MWC. Por eso, lo verán siempre en la foto. Todo líder necesita una banderita ciudadana que agitar con sonrisita boba. Así lo enseñan los asesores políticos.

5. ¿Se acuerdan de los recortes? ¿A que se les han olvidado un poco? Claro. Ésa es la idea.

6. La ciudad que se convierte en marca evoluciona con ella. Nace, crece, se reproduce y muere con la marca. RIP Barcelona 2018. Samsung ya no da soporte a su modelo.

7. ¿Qué clase de ciudad antepone su ego al medio ambiente, las guerras y la explotación en grado mil? ¿Qué clase de personas, dirigentes y supuestos profesionales eluden su deber de informar de las contraindicaciones sangrientas de su negocio? Entre semejante discurso técnico, luces multicolores y cartelería en inglés ejecutivo no hay sitio para estas 6 letras: C-O-L-T-A-N. Coltán. Ni para una sostenibilidad más allá del buenrollismo de postal y los contenedores de colores. Responsabilidad cero. ¿Cómo de sostenible dicen que es la Barcelounagoumobail? ¡Ja!

8. El MWC tiene un coste. Organizativo y “de esos otros”. Favores en los que quedan unos señores que se reúnen en foros secretos, al margen de la legislación fiscal que se aplica a los demás. Llámenlo “negociar beneficios fiscales para grandes empresas“. Dinero que sale de lo público para hacer la vida más feliz a lo privado. Les suena, ¿verdad?

9. El MWC sirve para criminalizar a colectivos que no participan del sueño convergente. Violentos trabajadores de la ciudad que no piden sino que se cumpla su convenio, les paguen los atrasos y no los sigan echando a la calle. Usuarios de los servicios públicos que tienen la osadía de decir en voz alta que no les parece correcto que les cobren un 10% más (5 veces la inflación, infinitas veces su subida de sueldo) por los mismos 10 viajes de hace un mes, que les indigna que exista un directivo por cada 5 autobuses, que 90 responsables políticos de AMB se hayan embolsado 800.779 euros en dietas, que la cúpula de CON haya hecho lo propio con 300.000 euros para asistir a reuniones, que Xavier Trias redondee su sueldo de alcalde (110.000 euros) con 36.000 más en dietas (1.269 € por reunión). Ay, los usuarios. Cómo se quejan, los malditos. ¡Perturbadores de la paz social! De la peor calaña.

10. Y al final, los ciudadanos de la ciudad a la que se supone que el circo beneficiaba perdieron sus derechos fundamentales. Suena surrealista, ¿verdad? Es como lo de ir a por lana y salir escaldado. Pues, si les dejamos, será cierto. Lo llaman democracia…

Más #27F1M, #MWC12 y #SetmanaDeLluita :

http://info.nodo50.org/Guia-activista-para-no-perderse-en.html

http://atutmbetretallen.wordpress.com/

Anuncios

El cerdo de Palermo

Que sí, que al capitalismo lo hemos pintado de mil y una maneras diferentes (alguna vez también de cerdo, ya que estamos, incluso fumando Montecristos), pero nunca, nunca, nunca, habíamos pensado en él como este Cerdo de Palermo sobre el que Werner Herzog imaginó haber oído hablar: Todo sebo y miembros atrofiados, moldeado por los límites físicos de su propia voracidad, ciego e incapaz de hacer otra cosa que no sea engullir mierda por su hiperdesarrollado morro. He aquí un fragmento de “La conquista de lo inútil”, el recomendable diario de Herzog sobre la gestación y parto de la inspiracional “Fitzcarraldo”. La entrada es del  14 de octubre del 79.

“Me viene a la mente la imagen, la gran metáfora del cerdo de Palermo, que según oí, había caído en una fosa de desagüe del mercado: allí vivió dos años, siguió creciendo y sobrevivía con los desperdicios que tiraban a la fosa, y cuandolo sacaron, porque finalmente había bloqueado el desagüe, era casi blanco, estaba muy gordo, y había tomado la forma de la fosa. Se había transformado en una especie de gusano blancuzco e inmenso; rectangular, flácido, un pedazo enorme de grasa que no podía mover más que la boca para comer, porque las patas se le habían atrofiado y retraído en la gordura del cuerpo.”

No hemos podido evitar que esta imagen haya producido un chispazo repentino en nuestro cerebro, al entrar en contacto con la situación económica actual. Herzog quizás se horrorizaría si se enterase de que andan relacionando por ahí a su Cerdo de Palermo con política. Pero no se trata de política, sino de este darwinismo económico-social suicida que nos vemos obligados a contemplar contra nuestra propia voluntad. Tras las caídas, recaídas, requete-recaídas, recesiones, requete-recesiones y batacazos de órdago que vemos a diario en las bolsas, el liberalismo, que todo lo ocupa y no puede expandirse más, se empeña en seguir con su voraz bacanal de inmundicia, mientras se muestra incapaz de salir de la fosa. Tan inútil es, que ni siquiera sabe explotar por sí mismo.

La caída Global de las falacias Globales

Sea o no por los gritos que elevamos cada día o por las constantes alertas macroeconómicas, lo cierto es que el mundo empieza a reaccionar y se agacha a recoger el guante del suelo. Y no es para menos. Estamos en DEFCON 1. Al borde del cataclismo. Hace meses. O quizá años, sin siquiera darnos cuenta. Hasta hace relativamente poco, se desoía a quienes pronosticaban el fin del capitalismo, tachándolos de marxistas o conspiranóicos (o ambas cosas, que al fascio le encanta mezclar a sus enemigos). Ahora, entre sopapo deudocrático y batacazo bursátil (y nuevo sopapo deudocrático y nuevo batacazo bursátil), se oye un sonoro GLUPS neoliberal, que evidencia que ni tienen el control que creían tener, ni poseen la receta del eterno crecimiento que siempre supimos que no existía.

Así que hasta en los niveles más ajenos al martirizado pueblo llano, como puedan ser los de los intelectuales de la economía o la propia ONU, se empiezan a cuestionar las bases de la sociedad neoliberal. Vamos a dejar el caso de España aparte. Es decepcionante ver cómo se ofrece a sí misma, servilmente y sin ningún tipo de soberanía, temblando como una hoja y blanda como el yogur de fresa. El último sacrificio a la avaricia capitalista, en lugar ese golpe en la mesa que el mundo entero necesita.

Cuando hablamos de este “cuestionamiento” global no hablamos de grandes revoluciones. No en estos momentos. Simplemente se trata de lo que podríamos denominar “las voces críticas del capitalismo”. No contra el capitalismo, sino del capitalismo. El reconocimiento de que sí, en efecto, determinadas premisas eran falacias sostenidas artificialmente. Compartiremos el fondo de esas críticas o no, pero lo cierto es que están ahí, en un proceso de reflexión interna. No muestran la salida (¿y quién sabe dónde está?), pero sí la puerta abierta de par en par. La Bestia agoniza, ya nadie lo duda. Solo queda decidir si se le asesta un estocazo limpio o se la va apagando poco a poco entre chutes de morfina.

Le Monde recoge reflexiones sobre el sistema y sus bases. El crédito está muriendo, es una ficción. La sociedad basada en la promesa de devolución de las deudas está exhausta. El modelo no puede perpetuarse, entre otras cosas porque la realidad ecológica no lo permite. Y lo más interesante, la solución no está en las habilidades técnicas que se están utilizando. Que no, diablos. Escuchemos ya esto, políticos, dirigentes, veinte-enes y también nosotros: ¡Vamos a tener que cambiar nuestra forma de pensar y nuestra forma de vida! Gabilondo lo explica a su manera socialdemócrata.

Por otra parte, tenemos a la ONU. Según ésta, los matasanos que nos gobiernan se han equivocado de medicamento. Las recetas que nos están administrando no son las de la salida de la crisis, sino las del desastre total. Nos van a causar vómitos, diarreas y unos retortijones inmundos que van a hacer que nos retorzamos de dolor en el suelo. Y encima, vamos a morir de recesión. La austeridad que nos imponen no crea empleo ni prosperidad, sino todo lo contrario. Esto es lo que dice la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), que como Le Monde, no hace otra cosa que recoger lo que el pueblo ya sabe. Si Le Monde se hace eco de la idea de que un mundo finito no soporta el eterno crecimiento/endeudamiento, la ONU hace lo propio con la de que no es posible complacer a los mercados.

Bajo estos dos análisis no se esconden soluciones mágicas, pero sí se nos ofrecen como una demostración evidente de que cualquier reflexión construída sobre la premisa del folio en blanco llegará a conclusiones similares a las nuestras: la sociedad como la conocemos toca a su fin y las salidas que ofrecen los culpables de la crisis no nos van a sacar de ésta. Así que más nos vale mirar hacia adelante. Toca cambiar de vida. Nada más y nada menos.

El Estado Cucaracha

¿Rescate de los especuladores? ¡Se admite a trámite!

Siempre nos habían dicho que la Constitución no se toca, pero también en eso nos engañaban. Este agosto hemos visto que no es tan sagrada como se nos presentaba. Se le puede hacer, por ejemplo esto. A lo macho y por la vía exprés.

No les aburriremos, sabemos que los trámites sin contenido (como el vivido esta mañana) duermen hasta a las piedras. Vayamos al fondo: La Constitución Española de 1978 se ultraliberaliza. Le ha llegado su hora, no debería extrañarnos. Todo el estado está en venta para pagar la deuda y satisfacer a los especuladores, así que la Carta Magna debe reflejarlo sin tapujos. El pago de la deuda “gozará de prioridad absoluta” y ésta “no podrá superar el valor de referencia establecido en el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea”. Para calmar a los mercados (¿todavía no han asimilado que eso es imposible?), el estado se hace un harakiri de mal gusto, que nos obliga a presenciar en directo sin voz ni voto. A partir de la semana que viene podremos decir que, como los partidos, sindicatos y banca, esta Constitución tampoco nos representa. Que la brecha entre sociedad y gobernantes se agranda todavía más y es ya de dimensiones constitucionales. Unos quieren una ley para el pueblo, los otros un balance de cuentas para los mercados. España se asemeja cada vez más a esas cucarachas que se dan la vuelta, quedan boca arriba y luego no son capaces de volver a poner las patas en el suelo.

Por un lado, el estado se ata voluntariamente de pies y manos, renunciando -con la satisfacción idiota que mostraban hoy PP y PSOE- a su soberanía. En este país, y por extensión sus autonomías y municipios, nunca habrá dinero para Sanidad y Educación mientras haya Deuda. Por el otro, hace oídos sordos a la ciudadanía, como si por esforzarse tozudamente en mirar hacia otro lado ésta hubiera desparecido de repente. Deben pensar que se puede redactar un nuevo artículo en la Constitución antes del 20N que diga que “La sociedad nunca cambiará. Su disgusto u opiniones se quedarán permanentemente en casa, en España siempre será 14M. Cuanto de calado deba decidirse se hará por decreto, de espaldas a la ciudadanía, y sin su opinión ni su consentimiento”.

La clase política echa mierda sobre la mierda, con la esperanza de que veamos solo la capa más superficial. Piensa que si nos centramos en el #reformazo olvidaremos los recortes y los procesos de privatización en curso. Pero se equivocan, sabemos lo que hay debajo. Cobijado bajo toda esa inmundicia se encuentran el capitalismo, la UE, el FMI y todos sus instrumentos de presión locales, con los políticos títeres a la cabeza. Es por ello que nuestra meta no es congelar la Constitución sino construir una nueva y mejor Carta Magna, una declaración de principios efectiva y real sobre la base de la justicia y la igualdad.

No queremos más paripés como el de hoy (un 94% de diputados esgrimiendo un falso consenso, inexistente entre los 47 millones de españoles), ni necesitamos guardianes de los intereses económicos ajenos. Devolvemos por defectuosa esta Constitución de la Economía Especulativa. Vuestra es, nuestra no. El “cierre de filas” nos repugna.

Cuando decimos NO al #reformazo decimos mucho más que eso. Decimos NO a un modelo de país inmoral. NO al monopartidismo bipartidista idei-cida. NO a un servilismo y a un estilo de hacer negocios en los despachos y los parquets que tome como rehén a toda la sociedad, especialmente a los más débiles. Decimos SÍ a una reforma justa de la Constitución: SÍ al derecho positivo a la vivienda, a la Sanidad, a la Educación. SÍ a la Libertad de Expresión y a la Libre Circulación. SÍ a que los ricos paguen lo que les corresponde. SÍ a la verdadera democracia, gobierno del pueblo y para el pueblo.

Las cucarachas patas arriba acaban secas por el sol y sus entrañas comidas por otros insectos. O eso, o mueren chafadas de un pisotón. Ha sido un verano caliente, pero el otoño y el invierno lo van a ser aún más.

Baile de cifras

Prepárense para ser vapuleados por un auténtico aluvión de dígitos, decimales, tantosporciento y separadores, un empacho de numerología barata. Sin embargo, nuestra intención no es castigarles, al contrario. A nosotros, todas estas cifras nos han resultado útiles en los últimos días, porque hablan de una manera muy directa, desde la parte del cerebro gobernada por las matemáticas a la parte del cerebro gobernada por la crítica, la solidaridad y las ansias de justicia. “Para los amantes de la estadística” que diría el becario; “Toma baile”, respondemos en agosto.

1. “En promedio, en Europa y EE.UU. los bancos disponen sólo de un 3% del capital que deben y son considerados solventes si llegan al 5%. El otro 95% circula incesantemente y se diluye en múltiples acreedores y deudores relacionados por un mercado volátil escasamente regulado”. Manuel Castells en un artículo impecable (y ciertamente sorprendente) para La Vanguardia.

2. Las subvenciones que están acabando con el valle de Laciana (León) ascienden a 150 millones de euros anuales. Por esa cantidad, CMC y Victorino Alonso (¡culpable!) extraen a cielo abierto un carbón que no sirve ni para encender la barbacoa. El proceso está arrasando (literalmente) una zona que está catalogada por la Unesco como Reserva de la Biosfera, que es una calificación medioambiental sinónimo de “lo más sagrado”. Nadie puede robarnos la tierra y el futuro por un puñado de euros, aunque sean muchos (especialmente si son muchos, atraen a los carroñeros). Por eso, y porque la revolución será verde o no será, existe la iniciativa “Toma La Montaña”. Hemos llorado con la honestidad de este vídeo.

3. 57.407.016€ es el precio por el que “se vende” la Bolsa de Barcelona. Solo el edificio, la bolsa en sí se vende por mucho menos.

4. “Hoy se produce comida para 12.000 millones de personas, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), cuando en el planeta habitan 7.000. Comida, hay. Entonces, ¿por qué una de cada siete personas en el mundo pasa hambre?”. Esther Vivas en su propio blog.

5. “Se calcula que, en palabras de Mike Masters, del hedge fund Masters Capital Management, un 75% de la inversión financiera en el sector agrícola es de carácter especulativo. Se compran y venden materias primas con el objetivo de especular y hacer negocio, repercutiendo finalmente en un aumento del precio de la comida en el consumidor final. Los mismos bancos, fondos de alto riesgo, compañías de seguros, que causaron la crisis de las hipotecas subprime, son quienes hoy especulan con la comida, aprovechándose de unos mercados globales profundamente desregularizados y altamente rentables”. Esther Vivas en su propio blog. Otra vez.

6. La Wikipedia lista nada menos que 13 documentales gordos sobre Monsanto. Todos ellos cuentan lindezas sobre la multinacional, como pueden imaginar. Les sugerimos (de nuevo) “El mundo según Monsanto”. Pero ya que estamos en la Wikipedia echemos un vistazo a algunas de las cifras que desde allí nos hablan en plan aséptico sobre la bio-tecnológica más controvertida, dejando entrever su maldad infinita: 90% es la cuota de mercado de transgénicos que posee en EEUU. $186,250 lo que destinó a financiar a Demócratas y Republicanos en las últimas elecciones. $8,831,120 lo que dedicaron a lobbies, solo en 2008. El coste de la endogamia que mantienen desde décadas atrás con la FDA (Food and Drug Administration) y la EPA (Environmental Protection Agency) es incalculable.

7. 400 puntos es el umbral que finalmente ha conseguido superar la prima de riesgo española.  Defcon 1. Sin pértiga ni nada, solo con el empujón (tramposo) de los especuladores. La Bolsa cayó ayer un 3,24%. Otro récord de los mismos atletas.

8. Datos de despilfarro público avistados aquí. Para aliviar la densidad nos quedaremos con un ejemplo al azar, Canal9: “Algo similar, aunque a una escala mucho mayor, ocurre en Canal 9,  la televisión pública valenciana en la que trabajan 1.850 personas (una cifra más elevada que la de Antena 3 y Telecinco juntas) y que ha conseguido amasar desde los años 90 una deuda de 1140 millones de euros y que en la actualidad solo ingresa cinco por trimestre mientras que gasta más de 50. Es decir, mantener ese vehículo publicitario para el partido gobernante en la Comunidad le cuesta a cada familia valenciana 160 euros al año más otros 1.200 que serán necesarios para hacer frente al montante de deuda acumulada“. Un coste inasumible y un despropósito que no atiende más que a un objetivo igualmente dañino: Controlar la información y mantener el poder sobre la opinión pública, como si ésta no fuera libre y se basara únicamente en lo que una TV autonómica mangoneada pueda manifestar. Irresponsables, aprovechados, manipuladores. Basura.

9. 35 años de cárcel pide EEUU para Aaron Swartz, el ciberactivista que intentó hacer realidad nuestro sueño de “bajarnos toda la Internet” al ordenador, pero cambiando Internet por el MIT (Massachusetts Institute of Technology). Entre el 98% de la Base de Datos de publicaciones académicas que consiguió descargar (4,8 millones de artículos) debía haber algún estudio interesante, cuando a la Policía del Monopolio Intelectual se le encendió la luz de alarma. ¿David contra el Goliat de la Fiscalía de EEUU, o “seguimos poniendo piques al mar”?

10. Y con el diez llegó la esperanza: “Cuando el 10% de una población sostiene una creencia inquebrantable, ésta llega siempre a ser adoptada por la mayoría de la sociedad”. El estudio versa sobre redes sociales, mayormente digitales, pero es fácilmente trasladable a la “sociedad real”. Vuelvan a leer la conclusión, hagan una estimación a ojo de cuál debe ser en estos momentos el apoyo con el que cuenta el 15M y váyanse tranquilos de vacaciones. Serán las últimas que “disfruten” bajo el actual sistema.

Comida, salud, capitalismo y avaricia

Mezclar comida, salud, capitalismo y avaricia es un cóctel explosivo. Los micro-artefactos tienen nombres tan bizarros como NK603 (B/ES/11/05) ó NK603 x MON810 (B/ES/11/06). Son Organismos Genéticamente Modificados (OGMs, vulgo transgénicos) y pueden acabar con el trabajo de miles de agricultores y la salud de millones de ciudadanos. A juzgar por los datos, la codicia de quienes ven en la alimentación un enorme negocio a escala planetaria no conoce límites. Monsanto se lleva la palma, aunque el negocio de las semillas y la biotecnología ha atraído en pocos años a decenas de emprendedores sin escrúpulos, articulados en multinacionales que nadan entre los vacíos legales para:

a. Vender veneno.

b. Echar del mercado a quien no lo hace.

El objetivo parece ser una especie de control mundial de la producción de alimentos, donde el ser humano sea a la vez comprador de materia prima sintética y consumidor de los bienes finales (llamarlos “comida” sería desvirtuar su papel) que la industria alimentaria genera. Un negocio redondo, en un mercado creciente de población y consumo.

No confiamos que el capitalismo sea capaz de aplicar el (necesario) principio de incertidumbre a los transgénicos. Es más, sabemos, tras más de un siglo de experiencia negativa, que el único principio por el que se rige es el de la ganancia económica y el crecimiento desenfrenado. Para muestra un botón: Monsanto, que evolucionó desde la industria química en Macrocorporación Transnacional, lleva desde 1901 envenenando el planeta, haciéndose más y más grande a cada paso que ha dado. RoundUp, Terminator, el Agente Naranja (sí, el de la guerra del Vietnam), PCBs, hormonas de crecimiento bovino, OGMs… Cualquier cosa que les digamos será poco para describir lo que puede hacer la falta de miramientos en las manos más avariciosas del neo-liberalismo y la globalización. Hay que llamar a las cosas por su nombre y decirlo claramente: la actividad de Monsanto mata. Mata a productores honrados y mata, lentamente, a consumidores.

Tanto Monsanto como otras empresas -citaremos el caso de la italiana Transactiva, presente también en España- necesitan operar a nivel planetario. De esta manera pueden aprovechar las diferentes legislaciones, las debilidades de los países en desarrollo y las servidumbres de los presuntamente desarrollados, para llevar a cabo una actividad que no entiende de fronteras. La desregulación les da alas. Les conviene y les permite operar mientras la sociedad se lo piensa. Luego es ya demasiado tarde. Si se lo deja en sus manos, el transgénico contamina todo lo que se le ponga por delante, y lo hace fuera de cualquier control. El control es caro y las multinacionales solo quieren los beneficios, nunca las deudas que dejan en el planeta. Jamás descartarán un producto por nocivo, en todo caso crearán químicamente el “antídoto” y lo comercializarán, como ya ha ocurrido con el RoundUp y los OGMs resistentes al mismo. Doble o doble para Monsanto. Pero más importante aún: La expansión de su negocio necesita precisamente esta ausencia de control. Se basa en ella. Puesto que los OGMs no conviven con las especies existentes sino que las invaden y sustituyen, dispersar semillas de OGMs alocadamente es garantizar el crecimiento del mercado y asegurarse los beneficios a futuro.

Los OGMs no andan lejos: Monsanto plantará su laboratorio a escasa distancia del parque de Las Tablas de Daimiel (¡con el beneplácito de la Dirección de Evaluación Ambiental y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria!), Transactiva su arroz (prohibido en Italia) en Castellón. España, donde los gobiernos son especialmente irresponsables y cortos de miras, cultiva el 80% de todo el maíz transgénico de la UE. Visto lo visto, poco cabe esperar de este mandato parlamentario, y menos aún del próximo. Cuando reaccionen, si lo hacen, la situación será irreversible. Incluso la sociedad anda (andamos) bastante desinformada. El escenario no es ni neutro ni de bio-investigación puntera, como intentan e intentarán hacernos creer. Cuentos chinos. Las multinacionales de las que les hablamos no buscan acabar con el hambre del planeta (que es un tema aparte y merece volver a poner los OGMs en observación, aunque de un modo más humano) sino vender cada vez más semillas. Tengamos eso claro y evitaremos que nos confundan.

Todo cuanto les podamos contar está mucho mejor explicado y argumentado aquí. Para el caso de Monsanto, pueden acudir al comunicado de Anonymous acerca de Daimiel, o al documental “El Mundo según Monsanto” de la francesa Marie-Monique Robin.

El primer ERE militarizado de la “democracia”

Quince #Op21J facts:

Solidaridad infinita con el Hospital del Mar. Un hospital que, efectivamente, vale más que un capital.

1. La gente valiente y honesta existe, y es capaz de cortar la Diagonal o la Meridiana en las más adversas circunstancias numéricas. De forma pacífica, incluso.

2. Interior está preocupado. Elabora planes de noche para perseguir al 15M de día. Son del tipo: “Impedid los cortes de tráfico, seréis 4 contra 1”. El récord eran 20 segundos, esta vez tardaron 13.

3.  Como los parlamentarios, el 15M también tiene escolta, y es la misma fuerza policial. A los diputados, los cordones de Mossos les impiden oír la voz de la calle, a los indignados hacer oír su voz en la calle.

4. A pesar de los recortes, existe presupuesto para desplegar contingentes policiales en diversos puntos de la ciudad. Además, se deduce que son unidades poco ocupadas, que pueden permitirse el lujo de perseguir durante un día entero a un centenar de personas por toda Barcelona.

5. Aunque el 15M rechace el capitalismo y, si lo desean, el sistema, siguen siendo personas CON derechos. Algunos de ellos: Libertad de Expresión, Libertad de Movimiento y Libre Circulación, Derecho de Reunión.

6. La identificación de activistas solo persigue a) entorpecer las acciones y b) atemorizar. Las nuevas estrategias de los Mossos son tan viejas como las del fastidioso matón de clase: Meter miedo al débil para poder seguir abusando de él.

7. Se equivocan de delincuentes, los verdaderamente peligrosos, aquellos que causan dolor y víctimas, están en los Parlamentos. Y en las Bolsas. Dentro.

8. Un día se aprueban los presupuestos y al siguiente se impone un ERE que “ahorra” costes a la Generalitat. Hay una relación directa y, a la vez, corrobora que lo que se aprobó (contra la voluntad popular) ayer estaba ya en marcha. “Recortar Sanidad es asesinar” (no es metáfora). 62 liberales y 18 fachas tienen una prisa absurda por acumular cadáveres.

9. Retener a personas a la salida de estaciones de metro es una memez infantil, que puede llegar a ser ilegal dependiendo de la duración del paripé. En cualquier caso, las instantáneas que nos han regalado hoy Buzz y Himmler ayudan a hacer crecer el 15M. ¡Hasta el infinito y más allá!

10. El Govern no consensúa presupuestos, los impone por la fuerza bruta.

11. Los medios de comunicación tradicionales siguen confundiendo lo que es importante y urgente con aquello que no lo es en absoluto. Sobra decir que, objetivamente, es necesario escuchar otras voces para tener información fiable. No es una alternativa, es una necesidad.

12. Quienes están acostumbrados a imponerse en base a mayorías parlamentarias no soportan que sus decretos sean rebatidos, ni aceptan una oposición a los mismos que no puedan controlar, como la de la calle.

13. La revuelta les estalla en las narices una y otra vez y no saben lo que hacer con ella. El desconocimiento les provoca miedo y el miedo hace que intenten protegerse y anular al enemigo policialmente. Es cuanto pueden hacer, les falta la razón.

14. A pesar de la apariencia de fuerza que se intenta transmitir, sus acciones son cobardes. ¿Por qué no identificaron a activistas el 19J(unio) o ayer, 20J, si la manifestación era igualmente ilegal? Atacan al 15M cuando son pocXs, lo temen cuando son muchXs.

15. Jamás en los últimos años habíamos visto negociar un ERE de este modo y menos en un Hospital, que es un lugar sagrado donde se ayuda a las personas y se salvan vidas. Las imágenes no dejan lugar a dudas: Hoy se ha consumado el primer ERE militarizado de la “democracia”.

Banca, violencia y la vida interior hoy

La policía que esperaba frente a la Bolsa se quedó con un palmo de narices. Finalmente la operación sorpresa #OpRetallades hizo su particular cercavila por Fitch, la delegación de la Unión Europea, El Corte Inglés y Telefónica, como instrumentos que son del poder económico, político, corporativo y globalizador. La agencia de rating Fitch fue el principal objetivo. Ya saben que son como el diablo, siempre del lado del Mal, velando sin descanso por los intereses de la Banca y los poderosos, haciéndose ricos a costa del dolor ajeno.

“Quienes nos gobiernan no podrán permanecer eternamente en la sombra”. Así empezaba el texto que acompañaba a la acción, pueden leerlo íntegramente aquí. Mientras los medios siguen en la parra o malinformando (que no fuimos a la Bolsa, leñe), las acciones son certeras y los objetivos claros. No pueden engañarnos, sabemos quién manda. Se trabaja intensamente, como si nos fuera la vida en ello (y es que nos va la vida en ello). Apenas un par de horas después de tomar la Telefónica ya se había editado el vídeo para que todo el mundo pudiera saber lo que los medios callan.

También disponemos de algunas fotografías que demuestran que lo que les explicamos, en efecto, pasó. Pese a su escasa calidad, nos parecen bastante mejores que las que los “profesionales” no tomaron.

Hoy es #20J y el ‘Banking, Violence And The Inner Life Today’ de McCarthy (1990) es nuestra banda sonora para el evento. Las similitudes entre el Mas-ismo y el Thatcherismo que dejó a Inglaterra sin sanidad pública en los 80 son tan evidentes que lo que cantaban Malcolm Eden y Tim Gane en 1990 es perfectamente válido hoy. El título del tercer álbum de los ingleses evoca un escenario escalofriantemente familiar: Banca, violencia y la vida interior hoy. Plus: La mano de hierro de la que habla esta canción es la de Thatcher, Mas y Rajoy. Tories, CiU, PP son la misma mierda derechona, privatizadora y liberalista, que nos indigna y nos deja una única alternativa: Actuar.

La Bolsa se quedó ayer sola y triste, esperando nuestra ira. Pero esto no ha hecho más que empezar, tranquilos que llegaremos. Expect us…

#OpRetallades

Sabemos que los bonos del tesoro se pagaron ayer un 37% más caros, que un 2% del Banco Azul y el Banco Rojo se volatilizó en menos de 8 horas, que el eBanco Naranja se dejó un 7% (¡un 7%!, casi una décima parte), que Elena Salgado sueña con el diferencial y tiene pesadillas con pantallas repletas de leds rojos. Sabemos que los mercados tienen la neurastenia, que viven a la carrera, gritan como locos inducidos por la cocaína y derrapan como especialistas cinematográficos por los parqués. Una locura, vaya.

Los especuladores necesitan tranquilidad, y tenemos el bálsamo que les hace falta.

La acción sorpresa tendrá lugar esta misma tarde (perdonen que les avisemos con tan poco tiempo, pero es que si no no sería sorpresa), a las 17h en Passeig de Gràcia 19, Barcelona. Media hora antes del cierre de la sesión continua.

Su hashtag.

Su mapa.

Defcon Spain

Como era de prever, el paripé de las pruebas de esfuerzo no ha conseguido frenar las especulaciones. ¿Y qué esperaban, pardillos? ¿Qué necio y/o alma cándida creyó el cuento chino de que la presión sobre la deuda iba a remitir, como por arte de magia, al hacerse público lo grandes que son el Banco Rojo, el Banco Azul y la Caixa Negra? Los liberales, más que nadie, tenían argumentos para escrutar el futuro inmediato. ¿Qué harían ellos si fueran especuladores del mercado de deuda y riesgo (cosa que seguramente sean, de uno u otro modo)? ¿Se sentarían, respirarían hondo, y aflojarían la llave estranguladora sobre su indefensa presa? Por el amor bendito, que no somos idiotas. El que especula, especula, y punto.

En estos momentos andamos de nuevo en 360ypico de diferencial (el 3 de julio el índice rondaba los 250 puntos: ¡110 puntos en solo 15 días!), confirmando lo que les decimos. Tras la intervención del BCE la semana pasada, los mercados vuelven a la normalidad. Una “normalidad” que es la del acoso y derribo de la deuda pública, a la espera de que se desplome una nueva víctima y eso les garantice la carroña que necesitan para los próximos dos meses. No es nada personal con España, no vayan a creer. Tienen hambre y son increíblemente voraces. Si cae España bien, si cae Italia también. Y si caen ambas, mejor todavía. “¡Qué festín!”, como dirían en La Bella y La Bestia.

Gracias a Jorge Monforte y a los credit default swaps, los más impacientes pueden seguir en Defcon Spain la quiebra de España. El resto, nos guste o no, nos enteraremos de ella bien pronto.

La quiebra a 18/07/2011

A %d blogueros les gusta esto: