la pulga y la locomotora

Anónimos y cabreados

Archivos mensuales: marzo 2012

La Condición de la Justicia, 2012

Acostumbrados como estamos a que la Justicia nos de manotazos y se nos sacuda de encima como si fuésemos molestos mosquitos en una noche de calor, no podemos sino quedarnos imbécilmente boquiabiertos ante el archivo de la querella colectiva por el desalojo de Plaça Catalunya. Sabemos que lo más laureado del estamento judicial es, en el mejor de los casos, bastante reaccionario. Que tratamos con sensibilidades, carreras, culturas y familias asimiladas del franquismo o crecidas entre la crema de la burguesía CiUtalana. Que la judicatura adolece de un sesgo marcado -muy marcado- en favor de quienes ostentan el poder, que cuando se administra justicia es principalmente por y para ellos. Que en el reparto de credibilidades que todo juez realiza al entrar en la sala, nunca le toca la misma a un parado que a un banquero, a un carterista que a un infante real. No falta un día en que la Justicia evidencie sus múltiples carencias y defectos. Casos como el del 4F o el de Lucian Padurau nos producen virulentos espasmos estomacales. Sin embargo, lo que el archivo de la querella colectiva pone sobre la mesa en estos momentos es algo muy grave, hecho de la misma materia que la más reprochable impunidad ante ciertos crímenes de estado. Hemos dado un salto realmente peligroso: La Justicia contra el Individuo se ha convertido en La Justicia contra el Pueblo.

El 27 de mayo todos vimos lo que vimos. No hay persona humana que pueda negar los hechos, los vídeos y las fotos. Y sin embargo, sí existe en este país un juez que, en ejercicio teóricamente libre de su profesión, decidió el pasado jueves: a) que todos los cargos policiales imputados son inocentes y b) que no quiere oír hablar a quien pueda opinar lo contrario. Que no quiere NI oír hablar al Pueblo. Que el testimonio popular es absolutamente irrelevante. Y equivocado. En lenguaje coloquial, a eso se le llama mirar por encima del hombro, mascullar una mentira entre dientes y girar la espalda con desprecio. Y cuando esa señora tan altiva y maleducada se llama Justica, entonces tenemos un problema.

Que la relación entre las mal llamadas administraciones de Interior y Justicia sea más estrecha de lo que debiera NO puede servir más de excusa. La Administración de Justica debe saber que hay una Justica por encima de la suya. Cuando lo que dictas es lo contrario a lo que cualquier niño podría entender como justo (hablamos de Justicia Universal, ésa que se deriva del “La Ley es igual para todos” que nos enseñaron), tu juicio queda instantáneamente desacreditado. O bien las leyes que te ha tocado aplicar son muy malas o bien tu interpretación de los derechos fundamentales de las personas es terrible. No solo te estás equivocando, sino que estás agrediendo al ideal que representas, desacreditando a la profesión que ejerces y traicionando al pueblo al que deberías ayudar.

Sin ley a la que agarrarse, al Pueblo solo le quedará la desesperación. La Señora de los ojos vendados nos daba cierta esperanza. Nos autoengañábamos pensando que tratábamos con una idea y no con personas sometidas, indiferentes para con los Don Nadie, parciales con los Grandes Nombres, los Consellers y los Directores Generales de Loquesea. Personas no-neutrales que legitiman los moratones, las laceraciones y la violencia institucional, que juzgan viendo algo radicalmente opuesto a lo que todo el mundo vio una buena mañana de hace ya 8 meses. Su venda en los ojos es ésa. Ciegos voluntarios, ponen su rúbrica a la impunidad, cuando deberían ser precisamente ellos quienes detuviesen su avance. Una toga no da la razón a nadie, y menos a quien encubre las mentiras oficiales y elude la búsqueda de la verdad.

Por mucho que nos den la espalda, que nos intenten confundir y desanimar hasta que ya no sepamos qué esperar, la Justicia, la verdadera Justicia, es algo que el ser humano entiende de manera natural y anhela socialmente. Cuanto más nos la quitan, mayor es nuestra ansia. El Pueblo tiene una expresión para esto: Sed de Justicia. Cualquier otra cosa, es ponerle piques al mar.

Link: Per una investigació rigorosa dels fets del 27-M. No a la impunitat policial

Link: No hem ni declarat i ja ens han arxivat!!! [concentración el #7M a las 19:30h en Plaça Catalunya]

Link: #SOS27M Police impunity call into question Spanish democracy and justice. Call out to the International Community

Anuncios

360º alrededor de la protesta de los estudiantes en Barcelona

Somos afortunados. Estamos viviendo el fin simultáneo de muchas farsas a nuestro alrededor. Cae la mentira del sistema económico, la de la ruleta económica, la de la transición y la democracia, la de la recompensa corporativa al esfuerzo individual, la de la responsabilidad de las clases altas, la de los representates “públicos”, la del esto no puede pasarme a mí, la del nada se puede hacer… ¡Y la de la información! Si estará corrupto el sistema periodístico que se está colapsando cuando debería suceder lo contrario, en el actual bullidero de noticias y puntos de vista nuevos que analizar y explicar. Si los medios no estuvieran vinculados como lo están a los poderes económicos se lo mirarían todo desde una perspectiva llena de curiosidad y espíritu crítico: la perspectiva del que desea verdaderamente informar de lo que está sucediendo. Quien logre descifrar antes los cambios se hará con el grial del nuevo-nuevo periodismo.

Cada nuevo acontecimiento que tiene lugar en la calle y no en los despachos o en recepciones privadas deja en evidencia a ese periodismo cansino y decimonónico que funciona en base al monopolio del observador privilegiado y todavía acapara es espacio mediático tradicional: vanguardias, países, razones, abeceses, mundos, teuveés, tevetreses, catradios, etc. Los medios, en tanto que “invitados a las recepciones”, se encuentran tan estructurados para amplificar los puntos de vista del establishment que son incapaces de ver lo que sucede delante de sus propios ojos. Enfocar la vista en un punto B, cuando el 95% de tu tiempo miras exclusivamente el punto A supone un esfuerzo importante. Puede incluso doler. Y más si te estiran del cuello con una cadena en dirección al punto A, aunque ése es otro tema, que trataremos otro día.

El caso es que cuando la noticia está en la calle, los medios tradicionales no ofrecen -por decirlo suavemente- la mejor información. Sabe lo que pasa en la calle quien lo explica en primera persona, no un mercenario que llega tarde, mal y con presión. Y, si lo que ocurre en la calle es verdaderamente noticia, el observador de a pie lo cuenta, vaya si lo cuenta. La información, lo que se entiende por información y no un refrito institucional manipulado, existe. Es libre y abunda cada vez más. El pueblo ya no tiene por qué tragar ruedas de prensa disfrazadas de rúbricas de los hechos con sellos de periodismo serio y, de hecho, cada vez lo hace menos y con mayor desconfianza. En su lugar, acude con interés a sus semejantes en busca de realidad. La información de la gente corriente es más veraz, más cercana, más ágil y no está controlada por un director de redacción. Es lo que aparenta ser. Ni más ni menos.

Sirva como ejemplo lo ocurrido ayer 29 de febrero en Barcelona. Elementos para recomponer el tratamiento informativo de la #vaga29F. ¡Hurra por el periodismo abierto!

1. Con ligeras variaciones (algunas de risa, categoría ases del humor), esto fue lo que observaron los medios mainstream:

via @antoniitalo

2. Una cámara cerca de la Universitat de Barcelona captó los atropellos, porrazos indiscriminados y disparos de la autoridad.

3. Mossos que empujan contenedores que acaban quemados. Zona Diputació. Vídeo de estudiantes catalanes.

4. Videodocumento obtenido por un manifestante en Plaça Espanya, que recoge cómo a escasos metros un estudiante que enseña el DNI a la policía es zarandeado y finalmente detenido.

5. Videodocumento de detenciones perpetradas por secretas, haciendo “desaparecer” al detenido en la puerta de un garage y ocultando la escena. Vista por, pongamos, un testigo ocasional en un primer piso.

6. El relato urgente y en primera persona de una estudiante (ni activista ni descontrolada, solo estudiante) presente en las protestas de la mañana. Vía @soniasi02

7. La visión, cámara en mano, de un turista anonadado.

8. El vídeo de turno del congresista voyeur.

9. El documental fotográfico del fotoperiodista Jesús G. Pastor.

10. Fotogalerías mainstream. Los medios en un formato algo menos manipulada de sí mismos.

Bonus track: Vídeo de The Guardian sobre open journalism, construído sobre el cuento de los Tres Cerditos. Lo simple es simple de explicar. Fresquito de hoy mismo. La coda perfecta para este post:

A %d blogueros les gusta esto: