la pulga y la locomotora

Anónimos y cabreados

El cerdo de Palermo

Que sí, que al capitalismo lo hemos pintado de mil y una maneras diferentes (alguna vez también de cerdo, ya que estamos, incluso fumando Montecristos), pero nunca, nunca, nunca, habíamos pensado en él como este Cerdo de Palermo sobre el que Werner Herzog imaginó haber oído hablar: Todo sebo y miembros atrofiados, moldeado por los límites físicos de su propia voracidad, ciego e incapaz de hacer otra cosa que no sea engullir mierda por su hiperdesarrollado morro. He aquí un fragmento de “La conquista de lo inútil”, el recomendable diario de Herzog sobre la gestación y parto de la inspiracional “Fitzcarraldo”. La entrada es del  14 de octubre del 79.

“Me viene a la mente la imagen, la gran metáfora del cerdo de Palermo, que según oí, había caído en una fosa de desagüe del mercado: allí vivió dos años, siguió creciendo y sobrevivía con los desperdicios que tiraban a la fosa, y cuandolo sacaron, porque finalmente había bloqueado el desagüe, era casi blanco, estaba muy gordo, y había tomado la forma de la fosa. Se había transformado en una especie de gusano blancuzco e inmenso; rectangular, flácido, un pedazo enorme de grasa que no podía mover más que la boca para comer, porque las patas se le habían atrofiado y retraído en la gordura del cuerpo.”

No hemos podido evitar que esta imagen haya producido un chispazo repentino en nuestro cerebro, al entrar en contacto con la situación económica actual. Herzog quizás se horrorizaría si se enterase de que andan relacionando por ahí a su Cerdo de Palermo con política. Pero no se trata de política, sino de este darwinismo económico-social suicida que nos vemos obligados a contemplar contra nuestra propia voluntad. Tras las caídas, recaídas, requete-recaídas, recesiones, requete-recesiones y batacazos de órdago que vemos a diario en las bolsas, el liberalismo, que todo lo ocupa y no puede expandirse más, se empeña en seguir con su voraz bacanal de inmundicia, mientras se muestra incapaz de salir de la fosa. Tan inútil es, que ni siquiera sabe explotar por sí mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: