la pulga y la locomotora

Anónimos y cabreados

Guía rápida de reconocimiento de un infiltrado

Basado en hechos reales de la #Op21J. Esta guía rápida aplica a infiltrados “desactivadores”, los infiltrados “detonadores” son tema aparte.

1. Tiene el cometido de integrarse en la asamblea y hablar. Su tono es lo que se podría denominar “discreto, pero firme”.

2. Intenta confundir a la asamblea y llevarla hacia opciones sin ningún tipo de repercusión. Dejemos de hacer esto, no somos suficientes, habrá mejores momentos, la prensa se va a reír de nosotros, tengo médico en 20 minutos, me he dejado las galletas en casa, etc.

3. Cambia de argumento arbitrariamente para justificar su posición. Por mucho que altere su discurso a lo largo de la asamblea, la consecuencia final que persigue es siempre la misma: No hacer nada.

4. Viste de una manera tan poco convincente como cualquier otro infiltrado. Casual-wear tirando a cutre. Sin palestino, que le dificultaría hablar. Predominan los colores oscuros.

5. Se le nota el gimnasio. El infiltrado nunca pasa hambre. Edad, altura y peso: ver oposiciones a Mossos.

6. Entra y sale del grupo para comunicarse con la base. Charlie, Yankie, Papa, Tango… Los dedos le van locos con los esemeses. O eso, o el micro incorporado, que tiene un pequeño inconveniente: normalmente lleva un cable.

7. Cuando habla dos frases más de la cuenta se nota que le falta información, lo cual es normal ya que su presencia no es voluntaria o conscuencia de su dedicación, convicción personal o tiempo, sino que ha sido “adiestrado” y “destinado” a la tarea. Dirá por ejemplo que no se pudo enterar de la convocatoria, sin mencionar cómo llegó a descubrirla finalmente. Al darse cuenta de la metedura de pata, “astutamente” callará o canviará de tema.

8. Si un cordón policial de sus compañeros le deja en el lado equivocado no tiene problemas para atraversarlo, al contrario que cualquier otro activista.

9. Observa a la asamblea más de lo que sería lógico y sano. Su mirada es nerviosa, pero no del tipo flechazo o me juego una detención, sino más bien estilo no quiero perderme los datos interesantes.

10. Está especialmente atento a los aspectos puramente organizativos o logísticos. Las ideas le aburren. Ni las comparte ni las entiende. Y eso se nota, vaya si se nota.

¿Se le puede pedir a un infiltrado el número de placa? Le descubriríamos igual y nos haría perder menos tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: