la pulga y la locomotora

Anónimos y cabreados

RIP! #SGAE: A Remix Manifesto, Act 2

Si las leyes del copyright sobreviven no es solo gracias a sociedades como la SGAE y las mafias que se han organizado durante años dentro de ellas. También existen voces discordantes con su gestión que ahora se hacen oír entre el tumulto generado. Mientras Caco Senante hace de plaqueta solitaria en una herida sangrante que ni un ejército de millones de trombocitos podría detener, se promulga desde varios frentes un cambio de modelo y directiva de la entidad. La de Joan Vich es una de esas voces, de las más argumentadas y razonables que hemos encontrado.

Sin embargo, aunque toda opinión nos interesa y enriquece, no podemos estar de acuerdo en la base. Por lo sensato de su punto de vista, el apoyo a Vich (con el que, por otra parte, solemos estar bastante de acuerdo) ha sido notable y, creemos, no demasiado meditado. Vich ataca las formas, pero defiende el fondo: Los derechos de autor deben seguir existiendo. Y ahí es donde dejamos de comulgar. En primer lugar, les invitamos a leer lo que ya se dijo por aquí al respecto. En segundo lugar, quizás no analizamos lo suficiente por qué el copyright es un cáncer que merece ser extirpado, así que nos disponemos a hacerlo como es debido.

“1. Culture always builds on the past

2. The past always tries to control the future

3. Our future is becoming less free

4. To build free societies, you must limit the control of the past”

RIP: A Remix Manifesto

Que la cultura se construye en el pasado (punto 1) es innegable. La musa es un engañabobos que solo sirve a los intereses de caraduras e iluminados. Nadie construye un laptop sin años de evolución de transistores y chips. Ninguna, absolutamente ninguna, canción de este año se habrá compuesto sin haber sido influida por los últimos treinta años de la música popular, como las canciones de esos treinta años se basaban en los 200 años anteriores y estos en todo lo demás.

Ello no impide que el pasado intente controlar (punto 2) y sacar partido del futuro, más bien al contrario. Eso precisamente son los tan manidos derechos de autor, que siempre ejercen los apoltronados para evitar que les quiten la tarta. Lo cual nos lleva al escenario menos libre de todos: aquel en el que la creación está prisionera de las represalias legales (punto 3). La ley siempre está a favor del mismo amo, lo hemos visto en la SGAE y en cualquier otra sociedad gestora de derechos de autor en manos de multinacionales, sin que se atisbe ninguna salida honrosa para este tipo de entidades.

Pero si tenemos que quedarnos con un solo argumento sería éste: No existe manera humana de gestionar un copyright justo. Ni siquiera una inteligencia superior sería capaz de repartir equitativamente la riqueza generada por la pachanga reggae de este verano entre todos los autores de ska y rocksteady, y así hasta llegar a Count Lasher, Lord Flea, el mento y todos los esclavos que participaron en la creación de la música jamaicana. Y lo peor de todo es que, en ausencia de esa inteligencia superior, son personas, empresas y jueces que no tienen ni idea, quienes deciden qué es una versión, qué es una copia y qué es un homenaje. Calamaro, Manu Chao o Gerard Quintana llevan años firmando “originales” como si el rock lo hubieran inventado ellos, y nadie -la SGAE la que menos- les ha puesto ningún pleito. Hay quien tiene derechos y quien no los tiene. El copyright como concepto está y estará siempre en manos de los lobbies del entretenimiento (Time Warner et al).

Por eso, si tenemos que optar por una vía, será la de limitar el control del pasado (punto 4). El copyleft y Creative Commons son mucho más honestos que su primo díscolo copyright, bajo cualquier punto de vista. El copyright es el freno de la cultura popular. El copyleft y Creative Commons su acelerador, y su liberador. Tienes derecho a construir lo que quieras con lo que ya existe. Simplemente hazlo y di al mundo que lo has hecho. Y eso te da las mismas ventajas e inconvenientes que a cualquiera, así que mejor que lo hagas bien. Con ese pasado, lo mismo puedes hacer algo, digamos, vulgar (como lo que hicieron los Wantun con la versión en catalán del “Turn turn turn”, encima pagado con dinero público de TV3), un rip-off con con cerebro (el “Second Chance” de Peter, Bjorn & John, cuyo vídeo se encuentra irónicamente bloqueado en nuestro país por Sony, en base a vaya usted a saber qué interpretación de los “derecho del autor”) o simplemente guiños de fan por pura diversión (como los de los Ginkas a Barracudas en “Linda Manz”). Del mismo modo, el “Jean luc” de Els Amics de les Arts copia a Blur, que a su vez copiaron indiscriminadamente a XTC y se hicieron ricos gracias a ello. Y, aunque Andy Partridge y Colin Moulding no hayan recibido ni un solo royalty a cuenta de sus ideas plagiadas, es preferible que sea así: Gracias a ello otros han podido empezar a decir algo, mientras ellos han seguido haciendo música increíble, agrandando año tras año un universo la mar de estimulante. Aventuras de Kirlian deberían haber recibido un pago mejor por todo el pop naïf de los 90-00s, pero con un copyright más estricto y sin la oleada tontipop seguramente no hubieran existido Meteosat, ni Ignacio Escolar sería la persona que es ahora. Entretanto, Ibon Errazkin pasó página, tuvimos a Le Mans y ahora tenemos a Single (y con esto volvemos a la casilla de salida, con Joan Vich). El límite debe ser tu desvergüenza y tu imaginación, no lo que diga una sociedad gestora, sean cuales sean sus directivos. Preferimos tener esas canciones, TODAS ellas, las buenas y las malas, que no tenerlas. Y pensamos que, cuando se hacen las cosas bien, la verdad vuelve como un boomerang y, finalmente, prevalece.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: