la pulga y la locomotora

Anónimos y cabreados

Ideas a prueba de balas

Ayer nos fuimos a dormir con una buena noticia (¡Can Batlló recuperado al fin!), hoy nos hemos despertado con una mala: La desarticulación de Anonymous en España (o algo así). Desde aquí todo nuestro respeto y apoyo para los tres detenidos de Anonymous. Su lista de presuntos delitos parece más bien una recopilación de méritos. “Playstation, BBVA, Bankia, Enel, y los gobiernos de Egipto, Argelia, Libia, Irán, Chile, Colombia y Nueva Zelanda. En España, los detenidos lanzaron un ataque el pasado 18 de mayo contra la página de la Junta Electoral Central, y después también contra las webs de la policía autonómica catalana, los Mossos d’Esquadra, y del sindicato UGT”. A continuación, añaden: “La OTAN considera al grupo de piratas informáticos como una amenaza para la propia alianza militar”. En otro artículo del pasado enero leemos: “La semana pasada colapsaron las webs oficiales de Túnez , tras la inmolación de un joven de 26 años. El lunes pasado la tomaron con la web del partido irlandés Fine Gael. Atacaron a la SGAE y a los partidos políticos españoles al hilo de la ley antidescargas. Y hace un mes le metieron mano a Visa, Mastercard, PayPal y Amazon, las empresas que dieron la espalda a Wikileaks”. De lo más correcto, como pueden ver.

Como es de rigor, leemos las noticias con mucha precaución (para compensar la falta de precaución con la que se redactan). Van a por Anonymous, eso está claro. Pero el desconocimiento de las nuevas tecnologías y ciberestrategias sigue siendo de órdago. ¿Qué demonios es una “cúpula” en una organización anónima? ¿Los que tienen un servidor Ubuntu debajo de la mesa y un router Wifi sobre el escritorio (es decir, cualquier hijo de vecino)? ¿Llevaban una tarjeta con la cara de Guy Fawkes chapada en oro que los identificaba?  ¿Se pusieron traje para recibir a la policía, como se hace en los círculos capitalistas? En definitiva, ¿se puede ver una sociedad invisible? Sinceramente, dudamos muy mucho sobre el significado real de esta desarticulación. Somos objetivos al máximo.

Les dejamos con el mensaje de Anonymous a la clase política, claro y purificador como el aguacero que está cayendo en estos momentos en Barcelona: “Recuerden, el cambio está sucediendo y ocurrirá con o sin ustedes”.

¿Querías matarme? Bajo esta capa no hay carne ni huesos que matar. Sólo hay una idea. Las ideas son a prueba de balas.” (“V de Vendetta”, de Alan Moore, en el capítulo 9)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: