la pulga y la locomotora

Anónimos y cabreados

Este mundo está embarazado de otro mundo posible

Queremos que todo esto implique al máximo de personas. Queremos sobretodo a la gente del barrio, a las comunidades populares, pero también queremos a cualquiera que sienta ansia por una verdadera democracia. Queremos decidir sobre el futuro. Los frentes están completamente abiertos.

Hay quien calla (¿qué es lo que otorga el que calla, en este caso? ¿cobardía? ¿indiferencia?), y quien por fortuna no teme hablar. Personas que tienen presencia en prensa también. En nuestro ideal horizontal, esas personas no están por encima del acampado o el cacerolero anónimos, pero sí suman su fuerza individual y toman su responsabilidad, haciendo aquello para lo que están perfectamente capacitados: convertirse en puntos de difusión, repetidores de un mensaje colectivo, más poderoso que el de cualquier individuo aislado. Es así como funcionan las redes de comunicación, y todos somos parte de alguna. De Galeano y Punset ya les hablamos. De José Luis Sampedro, Manuel Castells o José Saramago no, pero nos atrevemos a decir que su apoyo ha sido constante y viene de bastante atrás. Jean Plantu pone su repetidor en las tripas de Le Monde.

Mientras el revuelo mediático nos permite seguir en primera línea, las acciones no se detienen. Llevamos 17 días de esto, sea lo que sea, y se ha avanzado más que en los últimos 36 años (perdón, mucho más que en los últimos 72 años). Pero las cosas llevan su tiempo, aunque las instituciones responsables de los desalojos empiecen a perder la calma y amenzarnos. Plaça Catalunya necesita seguir trabajando las vías de la solución (sin contar que en estos momentos es la plataforma para articular la dimisión de Himmler o las protestas contra las “retallades”), mientras en Sol se plantean coordinarse en Internet sin que se disperse la fuerza del movimiento. Nosotros vemos crecer día a día el esfuerzo constructivo en Sants, lo cual nos enorgullece enormemente. En estos momentos todo es posible. Barrios ó 2.0, todo suma. Y aunque algunos sigan creyendo que los desalojos venideros serán el fin de sus pesadillas (como antes lo pensaban de las elecciones del 22-M), lo cierto es que ahora mismo esta energía parece imparable. Solo es necesario abrir los ojos para verlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: