la pulga y la locomotora

Anónimos y cabreados

Una policía al lado del pueblo

Afortunadamente no todos dentro de los Mossos tienen vocación de convertir el cuerpo en la nueva Schutzstaffel y a Felip Puig en el nuevo Himmler. Cartas como ésta nos dan esperanzas, a la vez que nos inquietan esa falta de libertad, que obliga a quienes disienten a refugiarse en el anónimato, o la pasividad (más bien parálisis) electoralista de los sindicatos de Mossos.

En el lado positivo, están las lágrimas -sin duda honestas- del autor, y un discurso humano (cuando ser humano es un acto radical, en un cuerpo donde sobran robocops) con argumentos como éste:

“Yo soy un ciudadano, yo trabajo de Mosso d’Esquadra, yo quiero una policía al servicio del pueblo y no del político de turno. Yo he escogido estar al lado del pueblo, de mi vecino, de mi amigo, de mis conciudadanos, de luchar con ellos por la vía pacífica y sin violencia para conseguir un mundo más justo, un mundo donde todos tengan cabida, donde la participación no sea solo el hecho de arrojar una papeleta dentro de una urna, quiero pensar y quiero sentir, pero sobre todo, un futuro mejor para mis hijos. ¿O es que quizás, señor conseller, usted no quiere eso?”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: