la pulga y la locomotora

Anónimos y cabreados

Macro-empobrecimiento

O cómo se puede gestar, planificar, orquestar y llevar a cabo un empobrecimiento global de la población desde arriba.

Esta imagen de “indignado con humor” pone de relieve una gran verdad: Abajo nos hemos hecho pobres. Es lo que toca con sueldos que no se mueven y precios que no se detienen. Pero mientras eso ocurría, se seguían consumiendo los mismos cafés, bebiendo la misma leche, leyendo los mismos libros de texto y comprando los mismos pisos, así que el PIB fue aumentado año tras año, hasta topar con la crisis. Es decir, durante más de una década ha existido una gran bolsa de riqueza que se ha repartido exclusivamente entre las grandes fortunas. Del PIB español han chupado todos menos los ciudadanos. Las multinacionales españolas (bancos, telefónicas, repsols, zaras) han usado la riqueza conseguida en España para expandirse y globalizarse, invirtiendo en la explotación de otros países más baratos. Las inmobiliarias y los alcaldes corruptos lo han retenido para su propio lucro, institucionalizando la cultura del pelotazo. Se quedaron el dinero y nos dejaron un litoral de mierda; de la montaña solo devastaron la mitad porque les pilló de lleno la crisis. Las Administraciones Públicas lo han utilizado para construirse un AVE de corte neo-liberal, subvencionar a RyanAir, costear partidos y campañas electorales sin fín, pagarle los despidos a Nissan, BSCH o Telefónica, y despilfarrar en todo tipo de fórums al servicio de las corporaciones (carpas movistar y festejos no consensuados con la ciudadanía). También se ha malgastado en el pago de la creciente deuda, claro. Aquí los principales receptores de nuestra riqueza han sido inversores extranjeros, en un desfile de marionetas especuladoras en manos de los mercados de riesgo y el FMI.

No postulamos un regreso a la peseta (aunque sabemos de los efectos balsámicos que tendría para las exportaciones), sino algo mucho más sencillo e inteligible para el 100% de la población: distribución de la riqueza y justicia. Sí, JUSTICIA económica y JUSTICIA social. Porque, ya lo sabrán bien ustedes, no falta dinero, lo que sobran son chorizos… Y no falta comida, lo que sobran son buitres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: