la pulga y la locomotora

Anónimos y cabreados

La hora cero

¿Saben qué pasó ayer a las doce? Pues que no se movió nadie. En primer lugar era físicamente imposible. En segundo lugar, NADIE tenía MIEDO. En tercer lugar, había que escuchar y votar las propuestas de la Comisión de Contenidos. Aunque hace unos días nosotros mismos éramos manifiestoescépticos, hemos cambiado de opinión. A medida que pasaban las horas, Contenidos ha ido ganándose nuestra plena confianza, con su trabajo y sobretodo con su visión. El enfoque nos encanta, y hablamos de memoria, pero el texto -todavía work in progress– presentado llevaba una introducción parecida a esto: “Aunque su gobierno NO NOS REPRESENTA éstas son las propuestas para que las vayan poniendo en práctica mientras elaboramos un sistema mejor”. Y luego dos páginas de peticiones en Arial 10. O más bien exigencias, porque si una petición viene del pueblo, en una demo-cracia se convierte automáticamente en exigencia. No nos digan que no es magnífico. Valiente, desacomplejado, honesto y brutalmente certero.

Las propuestas eran un remix de las esgrimidas por Democracia Real Ya, junto con algunas aportaciones adicionales que estamos deseosos de consolidar (Tercera República, necesitamos el dinero de las grandes fortunas para sufragar los gastos sanitarios, la educación y los servicios públicos) . Es lógico que las propuestas finales tengan puntos en común: Todos vemos los mismos problemas, y algunos de ellos, como la eliminación de los privilegios políticos o el control de las entidades bancarias, dan lugar a muy pocas ambigüedades. Además, son propuestas de MÍNIMOS (y aún así, la de puntos que salen, teníamos la sociedad hecha unos zorros) y mínimos son mínimos, aquí, en Madrid, en Elche, en Vigo y en Internet. Por otra parte, después de tanto NO rotundo (necesario como punto de partido, pero NO al fin y al cabo) era importante empezar a construir. Los participantes y la sociedad lo piden (los mass-media también, pero eso nos da igual). Así que, al ritmo de cacerolas y tambores, nos hemos puesto todos a picar piedra. Hoy continúan los trabajos.

Anuncios

Una respuesta a “La hora cero

  1. Pingback:Factorizando: Documento de mínimos « lapulgaylalocomotora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: