la pulga y la locomotora

Anónimos y cabreados

¡Somos el pueblo!

Las Asamblea de Barcelona es compleja. Cuesta articular tantas voces. ¿5000? ¿7000? ¿10000 voces? 3 ó 4 zelestes parecía haber, nosotros todavía contamos así.

Manos arriba con el baile de san vito es sí, manos arriba cruzadas es no, bicicleta con las manos es te repites más que el ajo. Aun así es importante saber una cosa fundamental: Todo lo que se referenda en la asamblea general se cuece ANTES en las comisiones, una especie de task-forces que son el verdadero motor del movimiento. El sistema no es perfecto, pero qué demonios, es limpio y contiene nuestra ilusión. Así que manos arriba, tiene nuestro voto. Solo pedimos que el mensaje se oiga mejor.

Nos gustó el trabajo de la comisión de acciones (la política puede ser divertida), la honestidad de cocina y el esfuerzo imposible de contenidos. Estos son los que tienen la tarea más complicado: decir algo. Parece que AHORA hay prisa por saber lo que queremos. Hace una semana nadie nos preguntaba, hace un mes tampoco, ¡hace 36 años que a nadie le interesa qué demonios pensamos!

Lo que ocurre es que se ha conseguido el objetivo: Desenmascarar a los farsantes (siguen y siguen intentar subirse al carro o leer nuestro mensaje en números de votos), poner en entredicho la separación de poderes (más sobre esto en breve) y generar temor entre las élites beneficiadas por el sistema. Los sociólogos están hasta las orejas de preguntas sin respuesta. “Los especialistas estamos desconcertados, no podemos hacer un pronóstico”. No nos digan que esta frase no es en sí misma un triunfo.

Fiesta nocturna, dicen. Y sí, habrá quien lo viva así, pero el sentimiento mayoritario es otro. La Plaza Catalunya no es un gran botellón en el centro de Barcelona. De hecho, hay muchísimo menos alcohol que en cualquier evento municipal o festival con patrocinio cervecero. La gente está ahí para otra cosa, algo muy sencillo: Participar. Se hace el silencio en toda la plaza para intentar oír lo que se cuenta por el deficiente equipo de sonido. Y se vota, sí. Mejor o peor, pero se vota.

Son los votos de la asamblea imperfecta, ¡la voz del pueblo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: